La aparente familia feliz: “Mia y el león blanco”

 

Este verano vi con mi hija esta película y no podía parar de hacer  reflexiones  después de verla.  Las fui apuntando todas y aquí está el resultado. Lejos de contar el hilo de la película, me enfoco en la crianza y educación de esa familia aparentemente feliz, de cómo influye la forma en que padres y madres hablan a los niños, de cómo los secretos familiares pueden derivar en comportamientos inusuales, de la fuerza del clan familiar, de cuánto  ciegan las creencias heredadas, de cómo se pueden desarrollar síntomas físicos y psíquicos a raíz de un conflicto estresante o sólo inhibiendo la personalidad de un niño.

Una familia compuesta por cuatro miembros: padre,madre,niña de 12 y niño de 14, se mudan de Londres a la sabana africana para empezar una “nueva vida”. Lo entrecomillo porque es nueva para esta familia pero no para su clan familiar: están siguiendo los pasos de uno de los abuelos.
 
 Mia,la niña protagonista,se muestra enfadada y apática la mayor parte del tiempo,apenas interactua con su familia, no muestra afecto por nada ni por nadie,se pelea en el colegio,pasa largas horas en su habitación o jugando sola,contesta de forma seca y cortante a sus padres,en el colegio no tiene amigos y el único que tiene está ocupado estudiando para los exámenes. Es castigada reiteradamente por su padre,al cual odia,miente,engaña y le retira la palabra por cómo la trata (de forma impecable a vista de muchos). La niña busca sus formas de sacar la rabia gritando a pleno pulmón,pero cuando por fin lo hace en su habitación, se le acalla y reprime esa explosión emocional.
 
Sus padres están preocupados por ella y por su comportamiento. Piensan que la comprenden y que ya se le pasará  cuando esté más adaptada al nuevo lugar. Sin embargo, esos padres no entienden que esa niña pre-adolescente ha dejado atrás su grupo de amistades (lo más importante para ella en esa etapa), no tiene a ninguna persona confidente que le escuche sus penas,la han sacado de su territorio conocido, marcado y cómodo para ella. En ese nuevo lugar se siente como pez fuera del agua,desubicada,sin sus iguales para relacionarse,sin nadie que la entienda,le preste atención o la escuchen sin juzgar. Su opinión no fue tenida en cuenta y está enfadada con el mundo,es decir, con sus padres. No olvidemos que para un niño,su primer y único mundo hasta la adolescencia son los padres. Detrás de lo que muchos llaman “mal comportamiento” hay necesidades no satisfechas, poco afecto familiar, poco contacto físico,poca paciencia y poca presencia de padres a hijos.Ya puestos a usar las etiquetas
“bien y mal”,cuando un niño se porta mal hay un adulto que previamente se ha portado mal con él. 
 
Por otro lado,encontramos al hermano mayor,un niño de 14 años con un comportamiento infantilizado (su personalidad dista bastante de lo que corresponde más o menos con esas edades). Aparentemente es un chico bueno,obediente,introvertido y algo tímido.Por las noches tiene pesadillas nocturnas recurrentes acompañadas de espasmos  musculares. Estos movimientos involuntarios de su cuerpo también le aparecen cuando se pone nervioso ante las discusiones de sus padres,le crean ansiedad,no puede esconderse en ningún rincón de la casa porque sigue oyendo las voces de sus padres y no tiene más amigos que los animales. Toma medicación desde muy pequeño y echan mano de ella ante sus “cuadros ansiosos”. En su interior cree firmemente que las leyendas son ciertas, obedece a sus padres sin titubear,en el colegio es un chico que no da problemas, le cuesta relacionarse con iguales se encierra en su mundo interior y apenas se atreve a interactuar con otras personas. ¿Te das cuenta de las polaridades que expresa este niño? Desde pequeño,lo que por las mañanas calla y reprime, por las noches lo expresa su cuerpo. ¿Adivinas a qué etiqueta médica corresponde?
 
 Los padres sienten que aman con locura a sus hijos,que los cuidan y los protegen por “su bien”,pero en ningún momento les preguntan su opinión ni les tienen en cuenta para las decisiones familiares. No han creado intimidad emocional ninguna puesto que sus hijos no les comparten sus inquietudes ni preocupaciones,no comunican de forma afectiva en familia y  las órdenes o mandatos imperan en las conversaciones.Los padres se relacionan desde el autoritarismo disfrazado de cariño empujados por el miedo a que les pase algo a los niños. De la forma que actúan y tratan muchos padres a sus hijos,creen que lo están haciendo perfectamente bien.No se cuestionan otras maneras de hablar con ellos porque nadie les ha dicho que existen o porque ni siquiera tienen conciencia de cómo les afecta esa forma de hablarles y relacionarse con  sus hijos.
 
La madre se aliena con el padre a pesar de que ve a sus hijos tristes e infelices. La madre tampoco les da voz a sus hijos ni los defiende de los ataques verbales del padre puesto que ella está “ciegamente enamorada” o,lo que es lo mismo, inconscientemente asustada por la figura de autoridad que representa el padre (y que le recuerda al suyo propio).La madre,aunque algo en su interior le dice que esas no son maneras de solucionar los problemas familiares,no es capaz de comunicárselo a su marido porque tiene miedo de que también le grite, se ponga agresivo,la humille o la ningunee. Él es la figura de protección y autoridad en la familia.Sin él, ella se sentiría perdida e indefensa con los hijos. Ella lo hace lo mejor que sabe pero siente que algo no va por buen camino,sus emociones y sentimientos les están avisando pero ella no quiere verlo.
 
El padre cumple el rol que se espera de él: un cabeza de familia fuerte,duro,seguro y al cargo de todas aquellas hectáreas y negocios. Parece que tiene comunicación con la mujer para tomar las decisiones importantes y que están muy unidos,pero al final éste hace y deshace a su antojo,le oculta información a la mujer, hace chanchullos a escondidas a pesar de que no quiere y con la excusa de “es que no me quedaba otra solución”. Aquí sale reiteradas veces el abuelo, la fuerza del clan y lo que se espera de uno. Ese enfado consigo mismo lo vuelca en casa con la familia. ¿Te suena de algo esta situación?
Para no hacer spoiler,sólo contaré que cuando la madre le confiesa al hijo un secreto familiar, se entiende el origen de sus síntomas y su comportamiento.
 
 Si aún no  has visto esta película, te invito a verla con esta perspectiva. En el caso de que ya la hayas visto, puedes volver a verla con estas otras “gafas”.
 
“¿Son los niños los que se comportan mal o son los adultos los que les entienden mal?”
Comprendo que cada uno lo hacemos lo mejor que sabemos en función de nuestro pasado,de la educación que recibimos,de las carencias afectivas que vivimos,de las creencias que nos inculcaron y de todos los programas heredados de nuestro árbol transgeneracional. También entiendo que satisfacer las necesidades de otra persona cuando las propias no están cubiertas cuesta mucho y que no es fácil darse cuenta de nuestras propias carencias.
 
Aún así,nuestros hijos, no se merecen que les tratemos así por muchos problemas que tengamos en el trabajo,por las dificultades económicas que haya en la familia,por los desacuerdos en la relación de pareja, por el desconocimiento de cómo gestionar nuestras emociones o por la relación que tengamos con abuelos y suegros.
 
Hoy día somos muchos profesionales los que nos dedicamos a incentivar el bienestar familiar haciendo uso de sesiones de acompañamiento,talleres,charlas y otros medios para vivir con más tranquilidad. Cada vez hay más libros,talleres y formaciones donde ayudan a desaprender lo aprendido y aprender nuevas formas de criar,educar y comunicar.Internet está al alcance de todos,hay mucha literatura al respecto en el mercado,pero cada vez hay mas padres y madres perdidos en este camino.
Quién realmente esté dispuesto a un cambio a mejor, que busque  la información o el profesional que más le resuene y se arme de valor iniciando un proceso personal para vivir una vida plena y armoniosa en familia. Si quieres empezar desde ya con tus peques,puedes echarle un vistazo a este curso.
 
Cuando ves que tus esfuerzos como padre o madre dan resultados a nivel familiar,te invade una sensación de plenitud que no puedes hacer otra cosa que sentir amor y plenitud por tu familia y admirar los maravillosos que son cada uno de tus hijos cuando les observas sin tus filtros mentales.
 
The following two tabs change content below.
Acompaño el aspecto emocional de padres y madres durante el proceso de divorcio así como las dificultades que aparecen a posteriori. Las sesiones pueden ser conjuntas para establecer el mejor convenio para la familia (de mutuo acuerdo) o por separado para quien quiera ese apoyo y sostén emocional. El objetivo es que uno o ambos progenitores aprendan a gestionar la separación de forma coherente para que no sea un trauma familiar.

Latest posts by Cristina Padilla (see all)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.