SEPARADAS Y CRIANDO

¿Estás separada,tienes hijos menores y deseas mayor bienestar en tu vida?

Bienvenida a la comunidad.

Te alegrará saber que toda esa mezcla de emociones y pensamientos que te surgen a raíz de la separación  es posible trabajarla y transformarla en tu propio beneficio y en el del hijo o hija.

Aunque sientas tranquilidad por la difícil decisión de separaros, sabemos que hay a quien no le va a gustar esa seguridad,fortaleza y belleza que desprendes ahora.Estas personas se enfadarán,te criticarán o te dirán barbaridades.Todo vale por tal de hacerte caer de nuevo allí donde estabas y que ellas no puedan sentir su miedo a levantarse y salir de donde están.

Si eres madre separada y tienes la guardia y custodia del hijo o hija es difícil casi todo. Aunque hayas elegido tú separarte y sientas una gran liberación por ello, parece que la vida empieza a complicarse por dos o por tres. Tranquila,no vas a volverte loca,ese pensamiento es natural y habitual al principio mientras nuestra biología se adapta a la nueva situación.

 

¿TE HA PASADO ALGO DE ESTO DESDE QUE TE HAS SEPARADO?

-Te resulta difícil quedar con las amistades para charlar y despejarte un rato,

-Se dificulta conciliar trabajo y familia porque no cuentas con una red de apoyo,

-Se complica que te concedan una ayuda porque suele faltar un documento,porque no tienes suficiente tiempo cotizado,porque estos trámites van para largo o porque tu sueldo llega al salario mínimo aunque el padre no pase la manutención.

-No encuentras el momento para cubrir tus necesidades (si es que te paras a buscarlas): una ducha sin prisas,una lectura,hacer actividad física,alguien que te escuche y te sostenga emocionalmente,…

-Te sientes sola y tirando de todo un carro familiar cuando deberías ocuparte sólo de la mitad.

– Te cuesta mantener unos hábitos de autocuidado.

Si el hijo o la hija son muy pequeños,la cosa se complica aún más: requiere tu máxima atención aunque estés agotada,quiere teta aunque aún no hayas comido aún,quiere dormir cuando justo hay que salir de casa o quiere que les mires y escuches todo el rato cuando estás en la cocina.

Aun así, bregar con todo eso no es lo más difícil. Lo más difícil es criar y educar a los hijos de forma casi unilateral porque el padre no puede o no quiere ejercer su paternidad de forma equitativa y responsable. Un padre que te culpa si los hijos son más o menos obedientes, si son caprichosos con la comida,si van mejor o peor en el colegio, si son muy sociables porque pasan muchas horas en el parque o si son unos antisociales porque están todo el día en casa con las pantallas. Hagas lo que hagas,te va a echar la culpa porque eres con quien más pasa el tiempo.

Y a pesar de todo esto,reconoces que también sientes culpa por ello y te sueles juzgar de mala madre.

Se acabó ser tan políticamente correcta.Ahora toca ser más políticamente coherente.

 

Quisiste “caer bien” para evitar conflictos con el padre de tu hijo o hija,para mostrar un rostro amable ante otras personas,para que te aceptaran en el trabajo y para demostrar ser una buena madre. En resumen, quisiste “caer bien” para pertenecer a un grupo y recibir afecto por ello.Todo aquello que hiciste y que dejaste de hacer te sirvió para tomar decisiones que te llevaron hasta donde estás hoy.No lo podrías haber hecho mejor porque no sabías  o podías.

¿Te gustaría seguir así o prefieres mostrarte más auténtica?

No quieras caer bien ahora que aprendiste a levantarte.

Ahora que ya te has levantado,que has decidido pensar en ti,en convertirte en el modelo que quieres para tu hijo o hija,en invertir en tu cuidado físico y emocional y ahora que has decidido recuperarte a ti,no sabes bien por dónde empezar ni cómo hacerlo,¿a ti también te pasa?

 El haber pasado por ahí me hizo darme cuenta de cuánto me tenía abandonada,de cuánto me influían las opiniones de los demás y,sobre todo,de cuánto reprimía y aguantaba la rabia por tal de quedar bien con mi ex. Facilitaba la relación del padre con la hija a toda costa,me resignaba ante sus hechos y  aceptaba de mala gana sus peticiones por tal de evitar conflictos y no discutir. Te puedo decir que de un tiempo para acá ya no es así gracias a todo el trabajo sobre crecimiento y desarrollo personal que he hecho.

Déjame decirte que tú no eres la responsable de las circunstancias de tu ex pareja ni de sus emociones.Tampoco eres la responsable de su gestión económica y, mucho menos,de cómo se está forjando ese vínculo paterno-filial.

Es posible transitar ese estado en el que vibras ahora tras la separación hacia otro de mayor vibración y empoderamiento  sean cual sean las circunstancias que tengas. Yo te puedo acompañar parte del camino si lo deseas.

¿Sabías que un buen trabajo personal tras un divorcio con menores puede ayudarte a gestionar los desacuerdos con tu ex,a potenciar tu autoestima y a comprender mejor a tu hijo o hija durante la crianza?

Yo te ayudo a empoderarte ante la incertidumbre de una separación,a sostener con firmeza tus decisiones a pesar del miedo,a desarrollar una mejor gestión emocional y a acompañar a tu hijo o hija en esta nueva etapa velando siempre por sus derechos y su bienestar.

Sesiones virtuales

- Sesión individual 60 min --> 50€

- Sesión pareja 120 min --> 100€